A GIRL WITH A BOOK

VoileCon motivo del Interational Day of the Girls, Amnistía Internacional colgaba en las redes sociales esta bonita foto con interesante cita de Malaya Yousafzal que traduzco: «Los extremistas han demostrado que lo que les asusta más es una chica con un libro».

Malaya es una conocida bloguera pakistaní y activista a favor de los derechos de la mujer en una parte del mundo donde la mujer no es sujeto de derecho sino objeto de derecho, ninguneada y desprotegida. Ha sido víctima de un grave atentado y se encuentra en fase de recuperación. Se le otorgó el Premio Simone de Beauvoir, lo que me parece muy significativo en tanto en cuanto es un premio otorgado a quienes promuevan la libertad de las mujeres en el mundo, en homenaje a la escritora y filósofa Simone de Beauvoir de la que soy un gran admirador.

Admirador también soy de Malaya, una chica que ha puesto su vida en peligro en defensa de las mujeres de su país y del mundo entero. Aunque tengo que reconocer que siempre me han molestado un poco estos velos que las mujeres musulmanas están empeñadas en llevar para taparse parte del rostro o de la cabeza y conocidos bajo nombre de Hiyab o velo islámico. Evidentemente, se distancia mucho del Burqa o Chador, pero no deja de ser un signo religioso, como la mantilla católica. Un signo con dimensión religiosa que sugiere que estas  mujeres se rigen más por su religión que por la cultura democrática y de los derechos humanos.

Personalmente, considero que  el velo islámico es un símbolo de opresión, de sumisión de la mujer y un medio colectivo para difundir y perpetrar la desigualdad entre hombres y mujeres, por tanto, un ataque directo al principio de igualdad. La crítica al velo no es un ataque a la religión, sino una defensa de la igualdad. No se puede construir una ciudadanía en base a distinciones de este tipo.