CHICAS ALMODÓVAR Y LA POLÍTICA

Penélope Cruz, la actriz española más internacional a día de hoy, y lo siento por Paz Vega porque me gusta mucho, se acaba de declarar en contra de las políticas llevadas a cabo por el gobierno conservador del Señor Rajoy. Miss Cruz, como la llamarán en USA, estará, naturalmente, al igual que yo y muchos españoles, en desacuerdo con las políticas asfixiantes, injustas, y restrictivas de libertades y derechos del actual gobierno conservador. Creo que es sincera cuando lo dice, además de inteligente, pero también creo que es una declaración de PRINCIPIOS, los principios propios de cualquier actriz, actor o intelectual “engagé/engagée”, “involved”, en español COMPROMETID@.

Las chicas Almodóvar, o sea las actrices españolas de primera fila, las que desfilan en Hollywood o en Cannes, suelen ser de izquierdas o, mejor dicho, PROGRES, lo que viene a ser lo mismo. Por lo general, los artistas, los intelectuales, los académicos suelen ser, por principios, de izquierdas. En Francia, se suele resumir bajo la expresión muy común des “intellectuels (sont) de gauche” (Los intelectuales son de izquierdas). La expresión, es, al fin y al cabo, un pleonasmo. Yo incluyo a los artistas en el mismo concepto/aforismo. Que los intelectuales y, por extensión, los artistas, son siempre de izquierdas, ha sido, como todo, muy criticado, incluso por la misma izquierda, crítica por naturaleza. Ciertamente, hay más de un contra-ejemplo a esta máxima, claro, pues toda regla, toda norma, conlleva, en sí, excepciones, aunque por lo general ES ASÍ. Y como he dicho antes, suele ser por principios y, también, por LÓGICA.
El intelectual, el artista, o sea el que crea y el que piensa, sea pintor/pintora, actor/actriz, estilista, director/directora de cine ….es, casi siempre, “en honor a la verdad”, un defensor de la libertad, sin la cual no cabría la creatividad y el pensamiento crítico. Tanto el artista como el intelectual, necesitan un espacio de libertad, libre de prohibiciones, de tabúes. Es una relación parecida a la del científico con los dioses y las religiones: estorban, molestan, ocupan espacio. El intelectual se posiciona de manera crítica, cuando aparecen injusticias o falta cierta libertad. El arte, los artistas y los intelectuales se vuelven críticos, reivindicativos, y se solidarizan con ciertas causas, en general las más nobles: la defensa de la democracia, de los desfavorecidos, los derechos de las mujeres etc.
Esto ha pasado a menudo en España donde el arte, los artistas, escritores e intelectuales, se tiñen de ROJO, el color dominante en las películas de Pedro (así le llama P a Almodóvar), porque necesitan libertad para desenvolverse, de un espacio, de diversidad y pluralismo, que en España, a menudo, han faltado. Todo ello, suele ser sinónimo de izquierda porque el socialismo es el partido político por excelencia de la democracia, entendida como territorio de la libertad.
La voz de Penelópe Cruz es una voz más de indignación, entre muchas otras. Me parece haber visto a Bardem y Marisa Paredes en primera fila de las manifestaciones de julio. Están hechos unos CLÁSICOS de la gran pantalla y de los movimientos reivindicativos. Todos ellos y ellas, utilizan, a consciencia, los medios de comunicación con fines profesionales y altruistas, es decir, el bien común, el bien de una sociedad, la española, atosigada y desamparada o, en términos de Almodóvar, “al borde de un ataque de nervios”.