ESPAÑA: “BONJOUR TRISTESSE”

El panorama político y social español es desolador y desesperanzador; muchos  deben paisajes-grises-imagenesmarcharse de nuestro país ante ausencia casi total de posibilidades de encontrar un empleo: 75% del empleo destruido corresponde a personas de menos de treinta años, y la tasa de paro entre los menores de 25 años, osea los que  acaban de terminar una carrera, es del 55 %.  En las empresas que sobreviven,  se amontonan los CV sin poder  siquiera prometer una posible respuesta positiva, porque simplemente sólo cabe una, que es el “no”.  A eso hay que añadirle la corrupción de nuestros políticos que día tras día se va incrementando,  es decir que la gente en quien depósitamos toda nuestra confianza, no sólo nos han mentiro, a lo que ya estabamos más o menos acostumbrados, sino que nos han robado descaradamente.

Es desesperanzador, desconsolador, triste y dolorso para todos: tanto para los que no tienen horizonte profesional, como para los que no podemos ofrecer puestos de trabajo. Soy consciente de que la política no es sentimentalismo, sino pasar de los hechos, y las ideas que son fruto de la reflexión sobre los mismos hechos, a la acción. Siempre fue mi idea de la política: es la moral de la acción. Hay que pasar de los discursos a los actos. La gracia de este gobierno  de patraña nos va a costar muy cara a todos, porque mientras ellos siguen alli mintiendo, pasan los días y las cosas van empeorando. Hay que seguir organizándose en las redes sociales, construir una oposición más fuerte, sea cual sea el medio, porque ante esta situación tan alarmante, cualquier medio es legítimo para conseguir  un cambio verdaderamente imperioso.