MATRIMONIO HOMO: “un fait accompli”

imagesCAU54TWOHay poco más que decir sobre el matrimonio homosexual, salvo defenderlo. No hay democracia digna de su nombre que pueda eludir esta cuestión. El matrimonio entre personas del mismo sexo es un requisito democrático, de igualdad, aunque Francia, el país de los derechos del hombre y del ciudadano, de la “Liberté. Egalité. Fraternité” ha llegado tarde, pero lo importante es que haya llegado, a tiempo, para que los que nos queremos casar con un hombre o una mujer, según preferencias, lo podamos hacer en toda libertad, sin necesidad de huir a otros países. Francia finalmente se ha sumado al carro de las democracias avanzadas. “Enfin!”

Por qué Francia llega tarde en materia derechos? La respuesta es obvia: 17 años de rancios gobiernos conservadores. Francia, como dice un amigo mío parisino, es un país “de bourgeois” (burgueses). Respecto a otras cuestiones,  Francia también llega tarde, pese a haber tenido entre sus grandes filósofas a la autora du Deuxiéme sexe. Ninguna mujer ha conseguido llegar a la magistratura suprema: una verdadera transgresión! Algunos han criticado mi exceso de elogios a Royal (en entrevista A. Laraaj), la antigua candidata, pero lo cierto es que es una política de nivel que abrió una puerta que convendría no cerrar: el acceso de las mujeres a los puestos que, hasta día de hoy, han monopolizado los hombres. Es el gran debate entorno al famoso “techo de cristal”. Lo mejor, en mi opinión, es romperlo de una vez por todas, así el tema queda zanjado. Para ello, Francia podría también de paso  modificar el título de su declaración se derechos, ya que éstos sagrados principios no son propiedad exclusiva de los hombres, sino también de las mujeres. “les droits de l’homme et de la femme, des citoyens et citoyennes”. Quiénes fueron a buscar, de noche, a María Antonieta y Luís XVI a Versalles bajo la lluvia en medio del barro? Las mujeres de París. Los hombres, seguramente, dormían.

El matrimonio no es propiedad de los hetero(sexuales), sino que  es cosa “de todos“, “de tous“. No debería plantear problemas a los republicanos si antes hubiesen entendido lo que significa res publica, lo que es de todos y de todas. Seguramente muchos no lo hayan entendido y si es así, entonces es que no son dignos de tener responsabilidades políticas en un sistema político que se define como republicano. Pero, cómo lo van a entender los discípulos de aquellos que se han creído por encima de la ley y del “Etat de droit” y que lo están pagando ante los tribunales? Misión imposible. La derecha francesa, cada vez menos centrista si es que el centro existe de verdad en política ha decidido, una vez más, mandar, hoy,  a su infantería  a las calles de París,  para protestar contra el matrimonio. Lo más probable es que no sean más que un puñado de reaccionarios fascistas recalcitrantes al cambio. El hecho es lícito, pues se permite la manifestación, pero en el fondo es grave, porque demuestra un estado de enfermedad mental de una parte de la sociedad contraria al cambio.

Desde mi blog sólo puedo condenar a esta gente que se han planteado, hoy, una vez más, fastidiar la felicidad de los demás, la posibilidad de unirse en matrimonio.