MATRIMONIO PARA TOD@S

 

                                          DERECHOS LGTB

Ayer, el alto tribunal español, el Tribunal Constitucional, una especie de oráculo del PP en tiempos socialistas, declaraba, naturalmente, que es matrimonio cualquier unión, sea entre personas del mismo sexo, o no. Gran noticia, esperada, pero, en realidad, innecesaria.

En mi opinión, no era necesario tener que ir al TC para saber que el matrimonio entre personas del mismo sexo  ES, lógicamente,  matrimonio, es decir, un mero contrato. Esta idiotez consistente en acudir a un tribunal para conseguir negar derechos a los que nunca los tuvieron, es la continuación de la guerra (a los homosexuales) por otros medios. Pero este conflicto abierto, que no ha terminado, pues tan sólo han perdido esta batalla, es la de los católicos que representan magnícamente los representantes y votantes del Partido Popular español, el partido de la derecha y extrema derecha.

No, no era imperioso tener que pasar por todo eso y hacer sufrir, todavía más, a los que  sólo quieren un reconocimiento de pleno derecho. ¿Tanto les cuesta aceptar la felicidad de los demás? Sí, les cuesta mucho, y así lo demuestra la derecha cuando actúa de esta manera. Lo peor de todo es que después de haber llevado, inútilmente,  todo este asunto al TC, lo que en sí es inexcusable, ahora dicen no reconocer el contenido de la sentencia. ¡Allá ellos! La sentencia es vinculante, de modo que si quieren situarse al margen de la legalidad, deberán responder de sus propios actos.

Al margen de esta pérdida de tiempo que esconde muy malas predisposiciones y odiosas intenciones respecto a los homosexuales por parte del PP en su casi totalidad, supone una victoria para los gays y para toda la sociedad en su conjunto, y todos los que creemos en un modelo de sociedad justo, el cual, a través de la ley y la sentencia, va tomando forma segura.

Estas mejoras sociales cuya autoría debemos al Presidente Rodríguez Zapatero son esperanzadoras en este horrible contexto de austeridad económica y social. Esperanzador es también el proyecto de ley del gobierno del Presidente de la República francesa. También lo son las promesas de Barack Obama que ya tiene garantizados cuatro años más para llevar a cabo la legislación que permitirá el matrimonio para tod@s en Estados Unidos. Todo ello muy prometedor y risueño, pero no se puede bajar la bandera, como la imágen que adjunto y que representa las estrellas de la UE sobre el “Arco iris”, algo incompleto de hecho, pues  hubiese preferido integrar más que la UE, es decir, el mundo entero. Esa es la gran dificultad, y representa el trabajo que queda por hacer, de carácter universal, de allí la importancia de la victoria de Barack Obama porque, es, el líder del mundo.