PREPARAR LA VICTORIA DE LA IZQUIERDA

bastille_n

Un cambio urgente

Tras la derrota, hay que preparar la futura victoria. El socialismo español debe urgentemente, una vez por todas, recomponerse, regenerarse, consolidarse en base a su última derrota electoral porque, de no ser así, seguiremos con los populares mucho tiempo, y eso, en mi opinión, es poco deseable, porque esta gente es capaz de privatizar hasta el aire que respiramos. Así lo expresa la editorial del diario El País: <<la democracia española necesita un partido socialista fuerte>>. A primera vista, no parece tan difícil conseguir desbancar a esta pandilla de neofranquistas retrógados que lo hacen todo mal, pero en la práctica es más complicado, porque el problema del  PSOE  es, fundamentalmente, interno: falta de liderazgo,  falta de organización, complicada relación con el PSC sin el cual le sería muy difícil ganar los próximos comicios. ¿Qué le pasa al socialismo español, y también europeo, que no consigue levantar cabeza? Porque, toda Europa se queja y padece las políticas neoliberales de austeridad y rigor, pero los neoliberales y conservadores gobiernan por doquier, lo que significa que la gente les vota. Es una contradicción.  Asimismo, ¿Qué pensar del posible retorno de Berlusconi? Uno de los políticos más deleznables de los últimos años, pero que parece ser más querido que Sofía Loren. ¿Está la socialdemocracia en crisis? Personalmente pienso que no, y el ejemplo francés evidencia que una alternativa es posible. Y así lo expresamos algunos politólogos en mayo del 2012 tras la victoria de François Hollande,  en una mesa redonda organizada gracias al decanato de la facultad de Ciencias Políticas de la U.C.M y dos de sus vicedecanos,  Jaime Ferri y Joëlle Bergère,  previa iniciativa del conspicuo catedrático Ramón Cotarelo: <<Después de Francia, ¿ Fin de la hegemonía neoliberal?>>Todavía recuerdo el entusiasmo de muchos estudiantes al ver que la izquierda, en Europa, todavia puede ganar. Y efectivamente, la victoria socialista francesa, tan esperada, representó y sigue representando una esperanza para toda Europa. En mi opinión, las próximas elecciones en Alemania van a ser determinantes. Pero los socialistas españoles no deben permanecer con los brazos cruzados y limitarse a unas cuantas declaraciones de buenas intenciones por parte de un@s responsables  de partido que, a mi modo de ver, no dan la talla.

       Las derrotas electorales se pagan y a un precio muy alto.  Todavía recuerdo lo mucho que le costó a Ségolène Royal mantener su liderazgo tras su derrota en las elecciones presdenciales. De hecho, es muy probable que no consiguiera volver a ser la candidata socialista, muy a mi pesar,  por este motivo, si a eso le sumamos que le arrebataron injustamente la dirección del partido que se merecía.  A Rubalcaba parece pasarle algo por el estilo. Tiene, en frente, a un lelo de la misma talla que Sarkozy, pero no consigue suplantarlo. Algunos dicen, que estarían esperando que el PP se lo cargue todo, para entonces volver con fuerza. Otros dicen que no se les perdona la mala gestión de la crisis durante la última legislatura de José Luis. ¿Acaso Rajoy gestiona mejor? Por lo menos, en tiempos de González y Zapatero, teníamos nuestros derechos más básicos garantizados. Hoy, parece ser, como dice la señora Botella, que hay que rezar para que se solucionen los problemas. Las ayudas ya no viene de un Estado que ha pasadon de ser benefactor a agresor, sino de un dios que, según tengo entendido, estará en dialógo directo con esta mujer. Entonces, si tanto reza, ¿porqué ocurrió el accidente de Madrid Arena? Respecto a esta mujer, me reservaba esta famosa frase de François Mitterand que decía que “la democracia es también el derecho institucional de decir (muchas)tonterías”.

       Sobre el socialismo europeo , y el caso concreto del PSOE, creo que es precisamente ahora, cuando el PSOE, al igual que lo ha hecho el partido socialista francés,  iniciar su ofensiva, y sobrepasar sus problemas internos.  En los años 80, ni Mitterrrand ni González tenían el viento en popa: el contexto no les era nada favorable, puesto que la tendencia era entonces el declive de la socialdemocrcia en el mundo, marcada con una de las fases más agudas de la ofensiva  ideológica conservadora ultraliberal: Margareth Thatcher en Reino Unido, Reagan en USA y Juan Pablo II que participó activamente al desmantelamiento del socialismo real.

     Por tanto, sí es posible la victoria de la izquierda o, tal vez, de las izquierdas, en plural, las izquieras reunidas en bloque o en un frente contra la política del miedo y del desaliento.